storytelling

Siempre ha habido escritores, guionistas y copywriters increíbles. Algunos anónimos y otros no tanto. Todos tienen en común el talento para atraparnos con sus historias. Ni contar historias ni escribir son cosas sencillas. Pero la única forma de ganar destreza es hacerlo. En CleverClick 360 lo sabemos. Por eso, traemos todo lo que necesitas saber sobre storytelling.

¿Storytelling es igual a narrar?

Sí y no. Aunque si se trata de contar “algo”, pueden funcionar como sinónimos operativos, el storytelling es una herramienta que se puede extender al contenido mismo.

Nos referimos a que es posible aplicar ciertas cualidades de la narrativa a tu estrategia de contenidos y no solo de contar de manera directa utilizando un video o palabras.

¿Qué pasaría si pensaras tu estrategia de social media como una narrativa?

Lo importante es que entiendas que el storytelling puede ser parte de una estrategia mucho más amplia, que bien puedes reforzar cruzándola con email marketing, contenidos, y redes sociales. 

Tampoco storytelling quiere decir historias largas, como comercial de Super Bowl. Se trata de la forma en que utilizas los recursos que tienes para contar lo que quieres. 

storytelling

¿A quién le hablas? ¿Qué quieres contar?

De poco sirve invertir en producir una historia que no tiene claro a dónde va ni qué quiere. Hay que pensar en los puntos de contacto sin pasar por alto la calidad de lo que tienes pensado contar. Irónicamente, en este paso es muy fácil perderse. Te damos un truco: piensa en las preguntas qué, cómo, cuándo, dónde, por qué.

¿Qué quieres contar, cómo sucede, cuándo sucede, cuál es el tono correcto? ¿A quién le hablas, qué quieres lograr contando una historia, dónde publicarás esa historia?

Partes de una historia

Como dijimos, no existe fórmula mágica para narrar ni para crear storytelling. Y para estilos y gustos, colores. Hay mucho de habilidad, de conocimiento pero, sobre todo, de oficio con la pluma. O sea, práctica. Aunque es verdad que existen elementos que toda narración debe tener para ser tal. Es el típico viaje del héroe (y es tan antiguo como la Iliada).

Hablamos de la introducción, el desarrollo y el desenlace. En estricto sentido son cinco: introducción-desarrollo-conflicto-desenlace-conclusión. Aunque podemos crear variaciones en función de la longitud y necesidades de lo que queremos contar. Y sí, son indispensables para poder transmitir tu mensaje.

Introducción. Es el inicio de todo. Acá picamos la curiosidad de quien nos mira o nos lee. Hay un incidente que obliga al personaje a realizar una acción.

Desarrollo. Establecemos un contexto. Las acciones, precisamente, se desenvuelven y sucede un conflicto que el personaje debe resolver. ¿Cómo es que tu producto o tu marca puede ser vinculada a la solución?

Conclusión. Se resuelve el conflicto y cerramos la historia. Aquí, claro que puedes mostrar al comprador satisfecho con tu producto. Pero recuerda que el truco está en mostrar y no contar. Show don’t tell o como dicen por ahí, ver la rosa florecer, no que alguien nos la platique.

En sintonía con tu marca

Tu marca tiene una identidad y una personalidad. Obviamente, puedes definir cómo quieres ser percibido por el público, sin embargo, es importante que te mantengas en la línea de la autenticidad. Los escritores lo llamarían verosimilitud. Hacer que las cosas sean creíbles. Por eso, es importante que tengas claras tus motivaciones.

La motivación es la razón de ser de tu personaje, de tu historia y hasta de tu marca o producto. Si quieres, es el por qué hace lo que hace. Ningún branding puede fallar si estás en sintonía contigo. 

Busca las emociones

Independientemente de su propósito, una historia bien contada permanece en el tiempo. Y es que la magia de la ficción nos permite ponernos en los zapatos de otros y establecer vínculos que no sabíamos que estaban ahí. Incluso, revivir viejos sentimientos.

storytelling

Esto se logra a partir de todas las piezas anteriores. El tono adecuado, sumado a una historia que se toma el tiempo de desarrollarse y un personaje con motivaciones coherentes se pueden traducir con toda seguridad en un éxito. En otras palabras, podemos entenderlo y sentir lo que siente y querer lo que quiere.

Bien, hasta ahora hemos platicado sobre los puntos básicos para un buen storytelling. Pero todavía queda una pregunta: ¿cómo aplicarlo a redes sociales?

¿Quieres saber más sobre marketing digital e storytelling? ¡Sigue nuestro blog! En la siguiente entrada te daremos algunos tips para aprovechar el storytelling en tus redes sociales.

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *