Storydoing: de la palabra a la acción

En entregas pasadas ya hemos hablado sobre storytelling, elementos indispensables y cómo aplicarlo a redes sociales. En teoría, todo bien. Aunque si ya has llevado a la práctica esta técnica, seguro ya te han surgido dudas de todo tipo, por ejemplo, ¿contar una historia es suficiente?

La respuesta corta es no.

Pero como en CleverClick 360 no nos quedamos con respuestas insatisfactorias, hoy te vamos a platicar acerca de storydoing.

Storydoing: de la palabra a la acción

Del dicho al hecho

Aunque en esencia desarrollar una historia es, por sí mismo, provocar reacciones, emociones, identificación, acción, esta posibilidad muchas veces puede quedar diluida si desde el principio no tenemos claro el concepto, la idea de lo que queremos comunicar.

En palabras sencillas, que siempre podemos contar una historia a partir de nuestra marca, casi cualquiera, pero si no apunta hacia ninguna dirección (no comunica ninguna sustancia, aunque tenga muchísima producción), simplemente pasará desapercibido.

Hay quien llama este “ir hacia algún lado” como discurso, aunque sencillamente se trata de la lógica de cualquier historia o narración. Lo podemos resumir en dos preguntas: ¿qué quiero decir?, ¿cómo lo voy a lograr?

Quizás un ejemplo sea de ayuda.

Un ejemplo de Storydoing

Levi’s realmente no necesita presentación, conocida por su durabilidad y adaptabilidad, sus vaqueros de mezclilla han tenido buena parte en las revoluciones de la moda, más allá del trabajo duro para el que fueron pensados originalmente. En fin, hace un par de años, en medio del auge global del ciclismo urbano, Levi’s lanzó una línea de ropa diseñada especialmente para este público.

Como es de esperarse, la línea Commuter tiene ciertas adaptaciones de diseño y ciertos gadgets que hacen de una pieza fashionable, algo funcional, y así no debas decidir entre comodidad y look. Obviamente, la versatilidad de una prenda está presente como elemento vital.

Ok, pero ¿cómo comunicarlo y cómo lograr que sean percibidos de esa forma?

Levi’s respondió: poniéndolos a prueba

Así, realizó una serie protagonizada por personas con distintas ocupaciones, estilos de vida, y una sola cosa en común: el ciclismo. 

¿Levi’s Commuter es lo que dice ser? Seguramente sus consumidores tienen la respuesta correcta. 

Storydoing

Sin darle más vueltas, storydoing trata de ofrecer una experiencia que permita contagiar los valores, ventajas, en fin, hacer patente aquello que la marca predica.

O lo que es lo mismo: no se dice, se hace.

Vaya, en lugar de ver (otra vez) la historia de una estrella del deporte usando un zapato con su propio nombre, nos encontramos con un consumidor regular viviendo los valores de la marca y experimentado el producto.

El verdadero héroe es el consumidor

Es cierto que la frase “no se dice, se hace” puede ser malentendida, por lo que hay que aclarar algunas cosas.  No cualquier acción es storydoing. Pensemos en una inauguración. Sin duda, es un suceso interesante y el spot ideal para una activación o cualquier idea similar, pero visto desde afuera, tal vez como un usuario que encuentra el video en Youtube, es solo el video de un evento, relevante o no.

Sin embargo… ¿qué pasaría si existiera un catálogo que te permitiera tener una idea concreta sobre cómo se vería ese sillón que quieres poner en tu sala?

¡Exacto! Le dimos al clavo.

Lo decimos de forma literal: el héroe, el protagonista de la historia de tu marca es el consumidor. De ahí que el storydoing ponga el foco en cómo este se relaciona, experimenta y comparte tu servicio o producto. Algo de esperar, claro, porque se trata de una técnica aplicada al contenido.

Y es que en términos concretos, el storydoing puede ser un gran boost para generar engagement, ya que desde el inicio involucra a los usuarios y transmite el mensaje de forma concreta, mediante una acción que repercute en el mundo real. En otras palabras, se trata de una conexión personal con el público… o un embajador potencial en cada consumidor.

El storydoing, tal como su primo-hermano storeytelling, puede ser aplicado por cualquier empresa, no importa lo pequeña que sea. El truco está en definir un concepto, elaborar un discurso que surja de él y llevarlo a la vida real.

¿Quieres saber más? Suscríbete a nuestro blog, aquí encontrarás tendencias y más tips de marketing digital.

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *